Publicado el

Sembrando Vida, efectivo contra cambio climático, avala Ecología

El programa Sembrando Vida, que incluye plantaciones comerciales y frutales, representa una medida efectiva en el combate al cambio climático, ya que tiene un potencial de mitigación anual por hectárea de 17.8 toneladas de dióxido de carbono equivalente, aseguró el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

En los dos primeros años de la puesta en marcha del programa social, se tuvo un total acumulado de absorción de 3.89 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente, considerando que son árboles de plantaciones nuevas y en crecimiento con “ un bajo contenido de carbono”, por lo que en los siguientes “tres o cuatro años aumentará conforme a la maduración de los sistemas”.

Hace tres días, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el plan de reforestación que adoptaron 105 naciones en la cumbre de cambio climático COP26 –que representa alrededor de 86 por ciento de los bosques del planeta– surgió del programa insignia Sembrando Vida, impulsado por su gobierno, y que fue presentado a John Kerry, encargado del tema climático por Estados Unidos, en Chiapas.

Hasta el momento, indicó en un comunicado, Sembrando Vida abarca más de un millón de hectáreas del territorio nacional, con siembras forestales y agroforestales.

Explicó que dada la gran diversidad de arreglos y consideraciones de las regiones en donde se encuentra el programa, se tiene una captación de carbono que va desde 3.5 y hasta 18 toneladas anuales de dióxido de carbono por hectárea. Así, al considerar el potencial de mitigación más bajo y con cálculos preliminares y conservadores, Sembrando Vida tiene un potencial hacia 2030 acumulado de 21.09 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente para México.

Cabe señalar “que están en proceso estudios más detallados sobre los procesos de mitigación y de captura de carbono, pero a la fecha ya es claro cómo Sembrando Vida representa un camino viable y efectivo en el combate al cambio climático”, aseguró el Instituto de Ecología.

FUENTE: lajornada