Publicado el

Corre la voz… 

Donación de organos

El 27 de febrero se celebra el Día Internacional del Trasplante de Órganos y Tejidos

¿Te has puesto a pensar alguna vez sobre la posibilidad de ser un donador de órganos o tejidos? Aunque parezca algo de hace muchos años, esta acción altruista suele estar envuelta en mitos y falsas creencias, como que los órganos donados pueden ser vendidos en el mercado negro, que el cuerpo del donador queda deformado después de su intervención, no donar por cuestiones religiosas, pensar que una persona con muerte cerebral puede despertar o que los órganos de las personas de la tercera edad ya no son funcionales. Este ideario juega en contra de la posibilidad de que una persona sin vida pueda cambiar y salvar la de otras. 

Por ello, es necesaria la educación sobre la cultura de la donación, sensibilizar a las personas, fortalecer las políticas públicas, generar más campañas de difusión e informar sobre las instituciones que apoyan esta causa. 

Para que te des una idea de la necesidad de la donación, el órgano con mayor demanda es el riñón. El IMSS informó que durante 2021, la cantidad de personas en espera de este fue de 17, 299, pero solo 1, 971 lo recibieron. En segundo lugar las córneas, con una demanda de 5, 259, únicamente 2, 290 fueron los receptores. Podría continuar dando cifras y, aunque el número de donadores ha incrementado y México es reconocido como uno de los países de Latinoamérica con mayor cantidad de órganos y tejidos donados y trasplantados, en su mayoría por personas vivas, la demanda seguiría siendo mayor de lo que se dispone. 

Si decido ser un donador, ¿qué puedo donar?, ¿sólo puedo donar cuando muera?

La realidad es que existen dos formas de poder ser donador. La primera, estando vivo, puede ser piel, sangre, riñón, segmentos del hígado o médula ósea; en el caso de los niños, solo pueden donar médula ósea. Si el fallecimiento es por paro cardíaco, los tejidos: hueso, piel, córneas, tendones, válvulas cardiacas, cartílago, vasos sanguíneos, arteriales y venosos. Cuando es muerte cerebral: corazón, pulmón, hígado, riñones, intestino, páncreas y los tejidos arriba mencionados. 

En lo que va de este 2022, el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA), informó que hoy en día existen 22, 936 personas que requieren un trasplante. De ellas, 17, 329 necesitan un riñón; 5, 303, córneas; 239, hígado; y 50, corazón. La cifra va disminuyendo cuando requieren un doble trasplante, por ejemplo, corazón y riñón o páncreas y riñón. En el primer caso hay tres personas en espera, en el segundo una. 

Por ello, siempre es bueno reflexionar qué deseas que hagan con tu cuerpo al morir y tengas la posibilidad de dar vida a otros. Las falsas creencias impiden dar la oportunidad de que alguien más continúe. Ser empáticos, pensar, «Si necesitara un órgano para disfrutar de la vida, sin miedos, dolor o sufrimiento, ¿me gustaría recibirlo? Entonces, ¿por qué no platicamos con nuestros familiares sobre el deseo de ser donadores y registrarse en el IMSS?»… 

Santiago F