Publicado el

Corre la voz…

“¡Nací para ser la Señora de las plantas!” Feliz Día Internacional de la Fascinación por las Plantas

Seguramente tienes alguna referencia del famoso meme, La Señora de las plantas, o a lo mejor eres esa “señora”. Si no es así, pues hablamos de un personaje joven que sin importar su género, la pasión y fascinación por las plantas es parte de su estilo de vida.

Hay que recordar que, ser La Señora de las plantas, no se refiere necesariamente a una mujer de edad avanzada, sino que se trata de jóvenes que pasan su tiempo libre cuidando de ellas. En términos menos grandilocuentes, La Señora de las plantas es un Plant Lovers, y en la actualidad es una figura aceptada por la sociedad de una manera positiva.

Además, esta persona siente la imperiosa necesidad de comprar plantas, cuando ya tiene demasiadas y, tal vez, no tenga ni espacio dónde ponerlas. Pero, como buena “Señora” siempre encuentra un lugarcito. Para luego, dedicar parte de su tiempo a cuidarlas, hablarles, preocuparse por quién las cuidará si tiene que ausentarse, experimenta felicidad y paz al mirarlas, sentirlas y olerlas. Se emociona, como buena “doña” cuando su plantita florece o cuando por primera vez logró que  continuará viva, pues antes no lograba que sobreviviera. 

Actualmente, cada 18 de mayo y desde el 2012, a nivel internacional se festeja el Día Internacional de la Fascinación por las Plantas a petición de la Organización Europea para las Ciencias de las Plantas. Los amantes de las plantas, hoy tienen un punto más para sentirse emocionados por esta afición. 

Las plantas, con más fuerza que nunca por la época climática que nos está tocando vivir, representan la frescura, salud y paz que nos hace falta.  Quién no ha disfrutado de la sombra de un gran árbol, o de las calles tapizadas de flores moradas, los rosales que embellecen las aceras de las casas.

A lo largo de la historia, las plantas han servido para embellecer, pues se colocan en las bodas, casas, oficinas y, hasta en los baños. También se utilizan para curar un dolor de estómago, por ejemplo con el tomillo; para el estrés, con un té de siete flores o de lavanda; para la pérdida de memoria, el romero; y para alimentarnos.

Santiago F.