Publicado el Deja un comentario

Del reciclaje a las aulas: así se elaboran los Libros de Texto Gratuitos

La SEP tiene convenios con instituciones para el aprovechamiento de papel en desuso, y con este elaborar los Libros de Texto Gratuito.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y Telecomunicaciones de México (Telecomm) firmaron dos convenios de colaboración, uno para ampliar los canales de información y otro para el aprovechamiento de papel en desuso.

Este segundo convenio consiste en la aportación por parte de Telecomm de su papel en desuso para convertirlo en Libros de Texto Gratuitos (LTG) como parte del programa Recicla para Leer. Pero, ¿desde cuándo existe este proyecto y en qué cosiste?

¿Qué es el programa Recicla para Leer?

Este programa forma parte de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos. Su objetivo es fomentar y promover una cultura de reciclaje del papel en desuso de las entidades de la Administración Pública Federal, empresas del sector privado y toda institución que desee sumarse.

La disposición se encuentra documentada en el decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 21 de febrero de 2006, aunque es una práctica que la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG) realiza desde 2004.

Además, el 30 de enero de 2019 se publicaron en el DOF los Criterios de separación del papel y cartón de desecho , lo que ratifica el decreto presidencial para el reciclaje con destino a las aulas de nivel básico.

Y así, mediante las acciones de donación, recolección, permuta y transformación, se consigue la elaboración de libros de texto gratuitos y materiales educativos que son distribuidos incluso para los alumnos que estudian en territorio estadounidense a través de los consulados mexicanos.

«Contribuyendo así tanto a la mejora del medio ambiente, como a reorientar, hacia necesidades prioritarias de apoyo a la población, una gran cantidad de agua y energía eléctrica», destaca la SEP.

¿Quiénes participan en el programa?

El decreto presidencial establece que todas las dependencias y entidades del gobierno federal, las unidades administrativas de la Presidencia de la República y los órganos desconcentrados deben participar en el programa Recicla para Leer, «sin perjuicio del cumplimiento».

El donativo que se hace es a través del desecho de papel y cartón existente cuando ya no les sea útil, con la única y exclusiva finalidad de que la CONALITEG los permute por papel reciclado que utiliza en la producción de libros de texto y materiales de apoyo educativo para el cumplimiento de su objeto.

Lo anterior al tomar en cuenta que todas estas dependencias y oficinas gubernamentales, como resultado de sus actividades, generan periódicamente papel y cartón de desecho elaborados con componentes biológicos en desuso que, oportunamente tratados, regeneran fibras y bases secundarias que podrían utilizarse en la elaboración de libros y materiales de apoyo educativo.

¿Cuáles son los criterios para el reciclaje?

De acuerdo con lo publicado en el DOF, la institución gubernamental identificará los materiales de desecho de papel y cartón susceptibles de reciclaje, realizando su acopio y separación, a efecto de puedan adoptarse las acciones posteriores para su almacenamiento, tratamiento y recolección conforme se establecen en los siguientes criterios:

1. El material susceptible de reciclaje deberá clasificarse en papel de oficina, papel de archivo y cartón.

2. El papel de oficina, se colocará en contenedores exclusivos; el papel de archivo se conservará en las cajas destinadas para tal fin y en el caso del cartón, se armarán pacas con un peso aproximado de 50 kilogramos (20 piezas aproximadamente).

3. En los casos en que el desecho de papel o cartón se encuentre mojado o húmedo, deberá secarse a temperatura ambiente y evitar su exposición a los rayos del sol y a los cambios de temperatura para que no se descomponga.

4. La institución pública asignará un espacio en sus instalaciones para el acopio de los desechos de papel y cartón que serán donados a la comisión, considerando que el volumen mínimo para la recolección será de 1.5 toneladas.

5. Con base en el programa anual de disposición final de bienes muebles del ejercicio que corresponda, la institución pública estimará la cantidad de desechos de papel y cartón que estará en posibilidad de donar a la CONALITEG.

Además, la institución pública deberá proporcionar y comunicar a la Conaliteg cuando menos la siguiente información:

a) Denominación de la institución pública.

b) Tipo del desecho de papel y cartón.

c) Cantidad aproximada para la donación, expresada en toneladas.

d) La dirección exacta del lugar en que se localizan los desechos de papel y cartón, nombre de persona de contacto, correo electrónico y número telefónico.

e) En su caso, el estado físico de los desechos de papel y cartón (por ejemplo, si se encuentra mojado, con hongos, etc.) para determinar la viabilidad de su recolección.

FUENTE: expansion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.