Publicado el

Los próximos 18 meses serán cruciales en los esfuerzos mundiales para revertir los impactos de la pandemia e impulsar acciones para lograr metas clave (ONU)

Cada vez más países y comunidades reconocen la necesidad de ampliar los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) luego de los estragos que la pandemia por COVID-19 ha causado a la población del mundo, según el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2021 publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas.

Las decisiones y acciones que se tomen durante los próximos 18 meses determinarán si los planes de recuperación ante la pandemia encaminarán al mundo hacia conseguir los objetivos acordados para impulsar el crecimiento económico y el bienestar social, y proteger  el medio ambiente.

Según el informe, que hace un seguimiento de los esfuerzos mundiales para alcanzar los ODS, la COVID-19 ha trastocado las vidas y los medios de subsistencia de las personas. Si bien los avances en la consecución de los ODS habían sido lentos inclusive antes de que se produjera la pandemia, entre 119 y 124 millones de personas cayeron en pobreza en 2020; se perdieron 225 millones de empleos de tiempo completo; y el número de personas que padecen hambre, que crecía antes de la pandemia, puede haber incrementado entre 83 y 132 millones. 

https://agua.org.mx/mundo-los-proximos-18-meses-seran-cruciales-en-los-esfuerzos-mundiales-para-revertir-los-impactos-de-la-pandemia-e-impulsar-acciones-para-lograr-metas-clave-onu/

Publicado el

Arte urbano, el nuevo rostro de la ciudad de México

Recuperación de espacios públicos por parte de los ciudadanos de la capital.

“Del Graffiti al Arte Urbano” es un programa del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México para promover la recuperación del espacio público, a través de obras artísticas de jóvenes mexicanos que usan como lienzos paredes que antes sufrieron un deterioro visual.

Este programa nació en 2010 y a la fecha ha permitido la recuperación de 30 espacios en la ciudad de México.

Desde cortinas de negocios, hasta bajo puentes peatonales y tanques de agua que antes sufrían por el vandalismo han sido recuperados, en beneficio de todos los habitantes de la capital.

El programa  genera un sentido de pertenencia de los ciudadanos hacia sus espacios públicos, lo que facilita la convivencia y conduce al respeto del patrimonio común y al reconocimiento de que la calle es una extensión de nuestro domicilio, que todos debemos cuidar y respetar.

FUENTE: https://artsandculture.google.com/exhibit/arte-urbano-el-nuevo-rostro-de-la-ciudad-de-m%C3%A9xico/QQHGu118

Publicado el

La innovadora iniciativa para limpiar uno de los ríos más contaminados de México con cascarones de huevo

Este material orgánico, junto con el óxido de magnesio y el óxido de calcio, ayudan a eliminar tanto los restos de heces fecales como los metales pesados.

El cascarón de huevo y algunos elementos químicos son el arma con el que una organización ambientalista pretende disminuir la contaminación del río Santiago, uno de los más importantes, pero también contaminado de metales pesados, de México.

La organización H2O realiza una campaña de recolección de cascarón de huevo en todo el occidental estado de Jalisco con la meta de recabar al menos cuatro toneladas de ese material orgánico capaz de limpiar el agua de contaminantes como el plomo y el mercurio, explicó este viernes a Efe Bernardo Galán, delegado en Jalisco de esta organización civil.

El cascarón junto con el óxido de magnesio y el óxido de calcio forman una mezcla que penetra en la tierra cercana al afluente y ayuda a eliminar tanto los restos de heces fecales como los metales pesados.

“En una zanja de un metro de ancho por 10 metros de profundidad vertemos nuestra mezcla físico-química y ahí se lleva a cabo el proceso. En temporal de lluvia se realiza la absorción de los metales y la recuperación de minerales”, explicó Galán.

El activista aseguró que se puede absorber hasta un 70% de la materia orgánica y hasta el 20% de los metales pesados y sus contaminantes.

En agosto próximo realizarán una jornada en la que intervendrán las zonas cercanas al río Santiago para “sembrar” 12 toneladas de esta mezcla con la esperanza de que en al menos un año empiecen a ver los primeros resultados.

En los pozos intervenidos, la mezcla debe renovarse cada determinado tiempo para hacer un monitoreo de los cambios que va teniendo el agua mediante los sedimentos que van quedando alrededor del cauce, dijo el activista.

Además, realizarán campañas de reforestación en los alrededores para limpiar el subsuelo de metales pesados de manera natural y agilizar la biodegradación del cascarón de huevo y tener mejores resultados.

UNA TÉCNICA YA EXITOSA

El cascarón de huevo y algunos elementos químicos son el arma con el que una organización ambientalista pretende disminuir la contaminación del río Santiago, uno de los más importantes, pero también contaminado de metales pesados, de México. (Foto: EFE)

El río Santiago forma parte de la cuenca Lerma-Chapala- Santiago y es considerado el segundo más largo del país. Nace en el central Estado de México y desemboca en el lago de Chapala, en el occidente mexicano.

Esta técnica fue utilizada el año pasado para intervenir siete pozos de agua en el poblado de Lerma, en el central Estado de México, donde surge el río Santiago.

Los resultados fueron evaluados parcialmente por los activistas en conjunto con académicos y hasta ahora han constatado una disminución de 60% del material orgánico y del 25 % de los metales pesados presentes en esa parte del río, aunque deberán hacer una evaluación más en profundidad en julio próximo.

La colecta ha convocado a ciudadanos, empresas apicultoras o del sector hostelero de Jalisco.

Estos donan el cascarón de huevo que consumen que luego es llevado al centro de acopio, en donde es sometido a un proceso de secado natural y de trituración hasta hacerlo casi polvo para luego almacenarlo.

CONTAMINACIÓN Y ENFERMEDADES

Para H2O, trabajar en el río Santiago es importante debido a la gran cantidad de personas que se abastecen del agua contaminada del afluente y que, al menos desde hace dos décadas, tienen enfermedades renales y diversos tipos de cáncer.

Una de ellas es El Salto, un municipio en el que cientos de personas han muerto de enfermedades renales no solo por el agua que beben, sino por aspirar los vapores tóxicos que emanan del río.

Un estudio realizado en 2010 por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí -financiado por el Gobierno de Jalisco pero ocultado durante una década- detectó en el agua metales pesados como plomo, arsénico, benceno o cadmio, así como mercurio en la sangre en hasta el 98 % de los niños de seis poblados cercanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció al respecto en 2020 y emitió una resolución en la que pide a México adoptar medidas “para preservar la vida, integridad personal y salud de los pobladores de las zonas a hasta cinco kilómetros” del río Santiago.

Para los activistas de H2O, poder limpiar el agua y los olores fétidos que esta emana es una manera de empezar a ayudar a los pobladores de los municipios aledaños al río, aunque recordaron que el trabajo contempla un período de cinco años. EFE

FUENTE: https://www.infobae.com/america/mexico/2021/06/19/la-innovadora-iniciativa-para-limpiar-uno-de-los-rios-mas-contaminados-de-mexico-con-cascarones-de-huevo/

Publicado el

El valor de ayudar

“Ya estaba oscureciendo y se detuvo sin dudar, me preguntó si estaba bien y si necesitaba algo. Le pedí por favor me prestara su teléfono celular, ya que el mío no tenía batería, y así pude hacer un par de llamadas. Carmen, quien no me conocía, se quedó conmigo a pesar de que la persona del seguro había arribado, me decía que no me iba a dejar hasta asegurarse que estuviéramos bien. Fue hasta cuando mi esposo llegó, que ella se fue”, recuerda Estela García, quien padeció la descompostura de su auto cuando venía con sus hijos después de haber visitado al médico.

Estela comenta que, días después que contactaron ella y su esposo a Carmen para agradecerle su valiosa ayuda, ella en un tono muy amable les respondió: “A mí me han ayudado cuando he tenido problemas y es lo menos que puedo hacer, valoro mucho tu llamada, pero no te preocupes. Estoy segura que ya tendrás oportunidad de ayudar a alguien tú también”.

De manera equivocada se piensa que la gratitud consiste en un asunto estrictamente de modales, y que con decir “gracias” a una persona nos convertimos en alguien agradecido. Sin embargo, la reflexión sobre este tema puede ir más allá de las formas de comportamiento para convertirse en una entrañable respuesta hacia los demás porque tenemos memoria de lo que han hecho por nosotros.

De manera equivocada se piensa que la gratitud consiste en un asunto estrictamente de modales, y que con decir “gracias” a una persona nos convertimos en alguien agradecido. Sin embargo, la reflexión sobre este tema puede ir más allá de las formas de comportamiento para convertirse en una entrañable respuesta hacia los demás porque tenemos memoria de lo que han hecho por nosotros.

No sólo es haber recibido beneficios o favores los que nos dicta tener una actitud de reciprocidad con quien nos ha ayudado. En un sentido estricto de correspondencia con la vida, tenemos la oportunidad de ser agradecidos al valorar todo aquello que nos hace sentir felices, completos, realizados, así como de ser justos y mirar la propia historia personal para tener presentes a quienes buscaron tendernos la mano, darnos una respuesta positiva a alguna petición o propiciaron nuestro bienestar.

Gérard Apfeldorfer, autor del libro Las relaciones duraderas, de Editorial Paidós, explica que: “La amabilidad, simpatía, las sonrisas, las pequeñas atenciones que se ofrecen no tienen precio. No se compran, pero se intercambian con sumo gusto. Es muy agradable poder mostrarse amable con quienes son amables con nosotros y poder intercambiar atenciones y consolidar así, esos lazos que hacen que estemos vinculados unos a otros”.

Quizá se tengan claros los nombres de las personas que han sido afectuosas con nosotros y con quienes estaremos agradecidos por haber recibido su amor, o simplemente sus buenas intenciones. Sin embargo, ¿qué pasa con aquellos que sin conocernos, nos han brindado su apoyo o simplemente, lo hacen de manera desinteresada? El autor del libro puntualiza a este respecto: “Hay personas que no esperan nada de quien recibe; ni siquiera, que el receptor pueda convertirse en alguien que también brinda ayuda”.

http://www.sermexico.org.mx

FUENTE: https://eldiariony.com/2014/08/07/el-valor-de-ayudar/

Publicado el

Familias pobres, niñez que labora: Más de 3.5 millones en trabajo infantil en México

Al menos 210,000 niñas, niños y adolescentes, muchos de ellos estudiantes, empezarán a trabajar por primera vez en nuestro país a causa de la crisis económica por la covid-19.

A Sinaloa ha ido muchas veces, aunque queda a más 1,300 kilómetros de su casa en Santa María Tonaya, una comunidad en la Montaña de Guerrero. Pero a Acapulco, que está a menos de 300 kilómetros, nunca. Verónica Hernández, una niña del pueblo me’phaa, tiene 12 años y amplia experiencia laboral como jornalera en los campos sinaloenses.

La misma edad tenía su abuelo, don Feliciano Hernández, la primera vez que viajó solo para trabajar en el estado de Morelos. Fue en 1956, lo recuerda bien, cuando pasó a las filas del trabajo infantil. Es 2021, tiene 77 años y sigue siendo jornalero migrante.

Él debería estar jubilado; ella, disfrutando de los remanentes de su niñez. Pero ni una ni el otro han podido escapar de un problema sistémico, clasista y racista que obliga a las familias a apoyarse en la fuerza de trabajo de sus hijas e hijos.

“Quiero conocer Acapulco para ver el mar”, dice con emoción de niña. “Me gusta estudiar, pero si no trabajo, no como. A mi familia no le alcanza”, asesta con la vehemencia de la pubertad, pero, sobre todo, con la obviedad de la realidad.

Según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI), en 2019 había 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes laborando. Pero la pandemia de covid-19 habría elevado la cifra a más de 3.5 millones.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que por cada punto que aumenta la pobreza, el trabajo infantil incrementa 0.7 por ciento. En México, la pobreza creció 9.1 puntos en 2020, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), al pasar de 41.5 a 50.6 por ciento. Eso significa que al menos 210,000 niñas y niños más comenzaron a trabajar.

Y a nivel mundial, la cifra aumentó de 152 millones, previo a la pandemia, a 160 millones menores de edad trabajando, la gran mayoría en labores de alto riesgo para su edad, según el estudio Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir, de la OIT. El reporte advierte que si no se les garantiza la cobertura de protección social, a finales de 2022 esta cifra podría superar los 200 millones

El 12 de junio se conmemoró el Día Mundial contra el Trabajo infantil y todo el 2021 fue declarado como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se puede establecer toda una década de concientización, pero si el asunto no se ataca de raíz, poco se podrá avanzar, señalan especialistas. Si hay niños y niñas trabajando es porque, la mayoría de las veces, hay personas adultas viviendo en la pobreza.

Si no, no alcanza

La primera vez que fue a Sinaloa, Verónica Hernández tenía 8 años. Fue un viaje de más de 16 horas en caravana con otras familias de su comunidad en Tlapa, Guerrero. Son pocas las personas de su pueblo las que no atraviesan el país para trabajar en las temporadas de siembra o cosecha en Villa Unión, en aquella entidad del norte.

Para ella eso es una ventaja porque de esa forma no deja de ver a sus amigas, compañeras de juego y de trabajo. Pero de ese primer día de hace cuatro años lo que recuerda son las carreteras interminables y la velocidad que agita la cabeza y produce mareo. “Me espanté porque el carro iba muy rápido, nomás le dije a mi papá y me abrazó”.

Dentro de las ocupaciones no permitidas incluso para mayores de 15 años, el sector agrícola es el que más utiliza la fuerza de trabajo de niñas, niños y adolescentes. El 31.6% de los menores labora en alguna de las actividades del campo, según la ENTI. Le siguen la minería y la construcción (24.5%) y el comercio (14%).

“No los obligamos a trabajar, lo que pasa es que si no trabajamos todos, no alcanza, y lo que consumimos es caro: maseca, aceite, frijol, refresco, carne. Y eso a cada rato lo aumentan, no entiendo por qué”, dice don Feliciano Hernández.

Y los pagos varían, por una cubeta de chiles cosechados reciben 5 pesos. Por una jornada haciendo surcos u otra actividad a pleno sol, entre 100 y 200 pesos al día. “Los dueños dicen que si queremos trabajar, es así, si no, pues no”. Un día de trabajo para Verónica comienza a las 6 de la mañana y termina a las 2 del día, cuenta. Las 8 horas de ley.

Más mujeres y más niños

“Tenemos que aprender a hacer un análisis sistémico para no culpar a las familias. Comprender que la pobreza es una realidad” y que el Estado mexicano no ha terminado de garantizarles una vida libre y plena, señala Tania Ramírez directora ejecutiva de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

El 99% de las jornaleras y jornaleros vive en pobreza debido a que sus ingresos son muy bajos o porque carecen de beneficios sociales, según el Primer informe violación de derechos de las y los jornaleros agrícolas en México. El reporte fue elaborado en 2019 por la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas.

Margarita Nemecio, coordinadora de dicha red, señala que las políticas públicas no han resuelto la pobreza. En cambio, se han enfocado en sacar a niños y niñas de los surcos, las fábricas o las minas, aunque muchas veces están ahí porque sus familias laboran en esos lugares.

Sin acceso a guarderías, las madres dejan de trabajar para cuidarles, dice la activista. Lo que representa no sólo un ingreso menos, sino la imposibilidad de que ellas tengan autonomía económica.

Mirando hacia arriba, don Feliciano Hernández vuelve a su infancia y no encuentra a muchos niños o niñas como él en el campo. “Ahora hay más. No, en aquel tiempo éramos poquitos. Muchos se quedaban con las mamás a cuidar la milpa de uno”, dice extrañado.

Hablando de las mamás, en ese recuerdo tampoco ve a muchas mujeres. “Ora, como ya las dejan trabajar, hay más. Y también porque, ya ve usted, luego los hombres toman y nomás se gastan los centavos en la bebida. No, ora ellas se ganan su dinerito y no los esperan. Otros hombres sí trabajan, no digamos que no. Y ya siempre con la familia uno acarrea, otro corta, y así le avanza uno más rápido”.

“Quiero ser doctora, pero orita…”

En 2019 más de 522,000 niñas, niños y adolescentes de entre 5 y 17 años no iban a la escuela y trabajan en una ocupación no permitida, según la ENTI.  Y más de 40,000, que tampoco estudiaban laboraban en una ocupación permitida.

“Si encontraran escuelas a donde migran sus familias, podrían estudiar. Así se opacaría ese discurso con el que muchos afirman que los padres los hacen trabajar porque no quieren que estudien”, apunta Margarita Nemecio.

Hay una prejuicio colonialista, racista y clasista que fácilmente encuentra la causa del trabajo infantil: “Porque son indígenas, porque son sus usos y costumbres. Así es su cultura, son violentos. Se les adjudican una serie de estereotipos que desdibujan la realidad”.

Claro que hay cuestiones culturales comunitarias que fomentan estas prácticas, como el trabajo del hogar no remunerado en las niñas, o el trabajo pagado en el campo para los niños, como los hombres proveedores, pondera. “Pero todo eso se exacerba cuando el mercado no les genera otros mecanismos y, al contrario, ocasiona que todos trabajen”.

Hay una línea muy tenue, muy fina, entre la tradición, la transmisión de conocimientos, la formación para que un día laboren y el trabajo en sí, dice en entrevista Pedro Américo Furtado, director de la Oficina de País de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba.

Y sin las políticas adecuadas y con grandes desventajas como la pobreza, al cruzar esa raya avanzan cada vez más hasta llegar de plano a las ocho horas de labor, dice. “Y esto aplica tanto para el ámbito rural y el urbano. Impacta en su educación, pone en riesgo su salud, su integridad física y su moralidad”.

Todo esto, con la pandemia de covid-19 es peor. “El 4.4% de los adolescentes entre 16 y 18 años no se inscribió al ciclo escolar 2020-2021 porque tenía que trabajar; y casi el 1% de los de entre 13 y 15 años”, dice Tania Ramírez, directora ejecutiva de Redim. “Es decir, las niñas y los niños ya mencionan como causa principal para dejar de estudiar el tener que trabajar”, lamenta.

Por la pandemia, en Santa María Tonaya el maestro iba una vez al mes a dejar las tareas. En esa población no todas las familias tienen acceso a Internet, y si así fuera, a Verónica Hernández todavía le faltaría una computadora.

“Por cada año que estudian, mejora la probabilidad de que un día tengan un empleo bien remunerado”, señala Tania Ramírez. Don Feliciano no fue a la escuela y, como millones más, quedó atrapado en el trabajo que inició de niño. Verónica quiere ser doctora. Después de que le digo que lo va a lograr me responde: “pero orita tengo que cosechar tomate y chile”.

La presión del T-MEC

La Ley Federal del Trabajo (LFT) prohíbe cualquier tipo de labor para quienes no han cumplido 15 años. El Tratado entre México, Estados Unidos y México (T-MEC) también busca erradicar este problema.

Sin embargo, para Margarita Nemecio y para Flor Edith González, del Observatorio Ciudadano para la Reforma Laboral, el problema es que la LFT da pie a criminalizar a las familias sin tomar en cuenta todo el contexto. Y en aras de cumplir con el T-MEC y evitar sanciones a las empresas, las autoridades laborales de los estados están siguiendo ese camino de responsabilizar a las padres y madres sin proveerles soluciones.

Un informe de la Redim indica que «la regulación e intepretación legal» del tratado «podría criminalizar a las familias». En el reporte Compromisos y dilemas del T-MEC: Políticas laborales y trabajo de niñas, niños y adolescentes en México, advierte que con la manera en la que se está implementando se corre el riesgo de colocar a esa población «en un escenario de mayor vulnerabilida ante la presencia del crimen organizado, el deterioro económico y la deserción escolar que se ha agudizdo con la pandemia». 

Desde el año pasado, el gobierno de Sinaloa ha puesto retenes en las carreteras a la espera de las caravanas de familias jornaleras migrantes. “Bajan a las niñas, niños o adolescentes que vean de las camionetas en las que viajan”, narra Margarita Nemecio.

O llegan a los campos, en operativos con varios funcionarios a bordo de autos para no permitir que haya niñas y niños ahí. “Dicen que velan por el interés superior de la niñez, pero llegan a abruptamente bajarlos de las camionetas. Son casi siempre las mamás o las hermanas mayores las que se tienen que regresar con los más pequeños. Con eso no sólo golpean la economía familiar, el impacto psicoemocional es muy fuerte. Si esa es la estrategia, está equivocada”, reprocha.

“A mí no me han tocado los inspectores, los he visto de lejitos”, dice Verónica Hernández. “Cuando están, no vamos a trabajar. Me dan miedo porque dicen que quitan los carros y se llevan a los niños”. A veces son los empleadores quienes saben cuándo llegará el operativo y le avisan a las familias.

Las grandes empresas, casi siempre trasnacionales, son las más vigiladas, así que quienes trabajan para ellas cuentan con alguna estancia básica para niñas y niños. Esto evita no sólo el trabajo infantil, sino muchos accidentes a los que estarían expuestos en el campo. Pero esas granjas son las menos, la mayoría son empresas informales, y esas quedan fuera de la inspección, según Margarita Nemecio.

En algunas poblaciones, como en Isla del Bosque, en el municipio de Escuinapa, Sinaloa, existe una guardería municipal. Pero el ayuntamiento no cuenta con los recursos suficientes para darle mantenimiento y atender a cientos de familias que se quedan ahí por periodos de hasta seis meses. “Ese lugar ya no es habitable”.

El año pasado, por la pandemia, las autoridades cerraron la estancia. Pero no previeron una solución “para que las familias que van a los campos agrícolas no pusieran en riesgo a sus hijos e hijas”.

Y el riesgo no tardó en llegar. “Al día siguiente una familia de Chilapa, Guerrero, se tuvo que llevar a su hijo de 8 años. El niño se subió a una camioneta que recolectaba chile y, en un acto descuidado del caporal, arrancó y el niño cayó”. Lo llevaron a un hospital, pero pocos días después falleció por un traumatismo craneoencefálico. “De eso ya hace un año y no hay justicia ni reparación del daño para su familia”.

Flor González lidera un grupo de especialistas que trabaja en una iniciativa para reformar la LFT en esta materia. Las multas que prevé esa ley para quienes contraten a niñas y niños, o los aranceles que se les puede imponer por el T-MEC no garantizan ni sus derechos ni la reparación del daño y mucho menos la no repetición, explica en entrevista.

Una las propuestas es que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), así como las dependencias locales, fortalezcan la inspección y se coordinen con las procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Al combinar la vigilancia y la procuración de justicia se analizarían los casos con una perspectiva de derechos humanos, de la infancia y de género. De esa manera se podría evitar criminalizar a las familias, reparar el daño que se ha hecho a esas niñas o niños y garantizar la no repetición, apunta Flor González.

Migrantes permanentes

“Llegué hasta California. Allá sí está bueno, pero si tienes la suerte para que te pasen. Allá pagan más”, cuenta don Feliciano Hernández. Empezó a trabajar a los 12 años, cuando “ya estaba grandecito”.

Su primer éxodo como niño jornalero migrante fue al estado de Morelos. La ruta que siguió casi siempre fue por los estados del Pacífico y la región centro-norte “hasta llegar al mero norte y luego, vuelta pa’tras”.

“También fui a Michoacán”, dice su nieta, queriendo contar otra aventura. Fue un viaje de trabajo, igual que el que ha hecho desde hace cuatro a Sinaloa.

− ¿Qué lugar te gustaría conocer?

−¡Zacatecas!

−¿Por qué Zacatecas?

−Porque dicen que ahí hay mucho trabajo.

−No, pero un lugar para que vayas a pasear, a jugar, no a trabajar.

−Ah. No sé.

Tarda un poco, pero se le ocurre que Acapulco. Nunca ha ido, pero ha escuchado que el mar se ve muy bonito. “Ahí se puede jugar. Jugar en tlapaneco se dice ‘na tsiin’”.

FUENTE: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Familias-pobres-ninez-que-labora-Mas-de-3.5-millones-en-trabajo-infantil-en-Mexico-20210613-0079.html

Publicado el

Especialista de la UNAM reveló qué especies sobrevivirán al cambio climático

Distintos animales y microorganismos del mundo se han visto alterados por el calentamiento global

El cambio climático es una de las principales preocupaciones que año con año azuzan a los habitantes del mundo por sus efectos cada vez más visibles. Por ello, los especialistas constantemente hacen estimaciones de cómo afectará la vida de los humanos y también la de los animales.

A diferencia de las personas, los animales, plantas y otros organismos no tienen ningún poder para ponerle un freno al calentamiento global y solo se ven empujados a sobrevivir. De ahí que preocupe cuáles especies sobrevivirán a estos cambios.

Al respecto, Antonio Lazcano Araujo, profesor emérito de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó en entrevista para UNAM Global que varias especies de nuestro planeta serán capaces de adaptarse a cualquier cambio.

El especialista rememoró que en el pasado se han demostrado casos de especies que sobreviven en condiciones adversas, difíciles de sobrevivir, pero que aún así se han adaptado para dar continuidad a su tipo.

“(En) un libro espléndido de divulgación, me llamó la atención un párrafo que explicaba sobre unas plantas capaces de adaptarse a concentraciones muy altas de metales acumulados en el medio ambiente como resultado de la actividad industrial”, señaló.

En ese sentido, dijo que los seres vivos tienen una enorme capacidad para adaptarse. Subrayó otro caso en el propio campus universitario que demuestra la teoría.

Dijo que en Ciudad Universitaria han detectado que algunos nidos de aves en el entramado de sus ramitas secas hay pedacitos de plástico, esto quiere decir que esos pájaros se han adaptado a la presencia de dicho material, incorporándolo a sus vidas.

Aseguró que del mismo modo existen muchas formas de vida capaces de sobrevivir al cambio climático, pero las campeonas absolutas son las bacterias procariontes y las archaeas, así como todos los organismos unicelulares que carecen de una membrana nuclear.

Para Lazcano Araujo, en el origen y evolución de la vida, estos organismos tienen una capacidad extraordinaria para resistir las altas presiones, bajas temperaturas, altos niveles de radiación ultravioleta y presencia de metales.

“De hecho, tienen una plasticidad metabólica biológica enorme que las haría las grandes triunfadoras, y en caso de que se diera una catástrofe con el cambio climático y no lográramos controlarlo, ellas podrían sobrevivir”, aseveró.

No obstante, aunque las especies se adaptan a las nuevas condiciones climáticas a las que son expuestas, las autoridades del mundo se esfuerzan constantemente en tomar acciones que reduzcan el calentamiento global.

Uno de ellos es el Acuerdo de París, enfocado a combatir el efecto invernadero. Se firmó en diciembre de 2015; actualmente189 países pertenecen a él, y entró en vigor menos de un año después.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidad (ONU), tiene por objeto reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y limitar el aumento global de la temperatura en este siglo a 2 grados Celsius, al tiempo que busca medios de limitar la subida todavía más, a 1,5 grados.

“El Acuerdo incluye los compromisos de todos los países de reducir sus emisiones y colaborar para adaptarse a los efectos del cambio climático, así como llamamientos a los Estados para que fortalezcan sus compromisos a lo largo del tiempo. Para ello, el Acuerdo establece dos procesos de examen, cada uno de ellos en un ciclo de cinco años.”, señala la ONU.

De acuerdo con EFE, Alemania, aspira a la neutralidad climática para 2045, mientras que el conjunto de la Unión Europea, EEUU, Corea del Sur y Japón, quieren lograrlo para 2050, y China quiere alcanzar este hito para 2060. Sin embargo, la mayoría de países, sin embargo, no le ha puesto fecha.

FUENTE: https://www.infobae.com/america/america-latina/

Publicado el

México, EU y Canadá intercambian información para enfrentar efectos del cambio climático en la agricultura

El representante del INIFAP ante el Programa Cooperativo de Investigación y Tecnología para la Región Norte, Ignacio Sánchez Cohen, subrayó la oportunidad de interactuar entre investigadores de los tres países para plantear proyectos multinacionales.

B351/Ciudad de México 

  • El representante del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) ante el Programa Cooperativo de Investigación y Tecnología para la Región Norte, Ignacio Sánchez Cohen, subrayó la oportunidad de interactuar entre investigadores de los tres países para plantear proyectos multinacionales y multiobjetivo.
  • Destacó que cada vez hay un clima más severo en los extremos, fuertes inundaciones y sequías, por la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera que altera los factores climáticos.

México, Estados Unidos y Canadá acordaron integrar un grupo de trabajo denominado Agua, Suelo y Cambio Climático, el cual compartirá información de interés para el sector primario de los tres países, en particular, lo relacionado con modelos de generación de tecnología en el contexto del cambio climático.

Así, habrá un intercambio de experiencias, bases de datos y herramientas analíticas, a través de la red trilateral de organismos federales de investigación agrícola, agroalimentaria y del sistema alimentario, informó el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

El representante del Instituto ante el Programa Cooperativo de Investigación y Tecnología para la Región Norte, Ignacio Sánchez Cohen, subrayó la oportunidad de interactuar entre investigadores de los tres países para plantear proyectos multinacionales y multiobjetivo.

Indicó que el objetivo es que investigadores de los tres países entren en contacto para trabajar en temas específicos y de esta forma transformar el dato científico en información útil a la sociedad.

Uno de los temas más recurrentes, dijo, es conocer de qué manera el cambio climático impacta los recursos agua y suelo, pues está mermando la calidad del líquido y ha tenido impacto en el consumo para los diferentes usos: doméstico, animal y agricultura.

De ahí que, abundó, se trata de una muy buena plataforma para plantear temas de investigación con objetivos de interés común para los tres países en el contexto del cambio climático.

Sánchez Cohen expuso que un ejemplo muy claro es que México, desde la parte noroeste y Estados Unidos en la región suroeste, comparten una gran extensión de tierra que parte desde Arizona hasta el centro de la República Mexicana, incluyendo los estados de Nuevo México, Sonora y Chihuahua.

Esta es una región que presenta los mismos problemas de degradación de suelo, calidad de agua, uso indiscriminado de recursos, sobrepastoreo y deforestación, por lo tanto lo que desarrolle un país en términos de ciencia y tecnología automáticamente le sirve al otro, con las adecuaciones pertinentes, subrayó.

Lo que busca la plataforma es encontrar maneras de optimizar el uso de los recursos naturales. Se considera que este esfuerzo es una buena manera para establecer proyectos de interés común y objetivos compartidos, anotó.

El investigador del INIFAP puso como ejemplo también que Canadá tiene mucho interés en bosques y en el Instituto esta es una de las principales líneas de investigación.

Además de la explotación racional de este recurso natural, otro tema es el de los incendios, por lo que se elaboran bases de datos paleoclimáticas para conocer la historia del clima a través de los árboles y prever posibles escenarios, es decir, como plataforma para prevención y planeación.

Destacó que cada vez hay un clima más severo en los extremos, fuertes inundaciones y sequías por la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera que altera los factores climáticos.

Señaló que otro tema serio es el de las temperaturas. Por ejemplo, las mínimas presentan un flagrante incremento, lo que reduce el umbral climático de las zonas en donde se desarrolla la mayoría de los cultivos.

Estas variaciones han impactado en la producción, dijo, toda vez que se obtienen cultivos que adelantan su etapa de floración, merman los rendimientos y se modifican sus procesos bioquímicos.

Ante este panorama, se prevé que el potencial productivo de las especies cultivadas emigre hacia regiones más templadas, anotó Sánchez Cohen.

Establecido en 1998, el Programa Cooperativo de Investigación y Tecnología para la Región Norte (Procinorte) es una red trilateral de organismos federales de investigación agrícola, agroalimentaria y del sistema alimentario en Canadá, México y Estados Unidos.

Su objetivo es promover la cooperación en investigación y tecnología en la Región Norte de las Américas a través de intercambios y alianzas para el desarrollo agrícola competitivo y sostenible mediante la incorporación de la ciencia, la tecnología, la innovación y el intercambio de conocimientos en áreas de relevancia trilateral.

FUENTE: https://www.gob.mx/agricultura/prensa/mexico-eu-y-canada-intercambian-informacion-para-enfrentar-efectos-del-cambio-climatico-en-la-agricultura

Publicado el

De más de 30 países y territorios encuestados por la Universidad de Yale, Estados Unidos es el que tiene más negacionistas del cambio climático

(CNN Español) — ¿Está sucediendo el cambio climático? El consenso de los científicos es que sí, hay amplia evidencia de ello. Pero el 12% de los estadounidenses consultados en una encuesta de la Universidad de Yale cree que no, el porcentaje más alto entre los 31 países y territorios en los que se hizo el sondeo.

El 80% de los consultados en Estados Unidos respondió de manera afirmativa cuando se le preguntó si creía que estaba en marcha este proceso, definido en el sondeo como la idea de que la temperatura global promedio ha aumentado en los últimos 150 años, seguirá haciéndolo y el clima del planeta cambiará como resultado. Sin embargo, este porcentaje es significativamente menor al de otros países, incluidos varios latinoamericanos como Costa Rica (94%), Brasil (92%), México (91%), Colombia y Argentina (90% en cada caso).

De los 31 países y territorios en los que se realizó esta encuesta en conjunto con Facebook, Estados Unidos —donde actualmente decenas de muertes están vinculadas a una ola de calor sin precedentes— es además el país en el que un mayor porcentaje (21%) no cree que el cambio climático le vaya a hacer daño personalmente y donde más cantidad de gente no cree que vaya a dañar a las generaciones futuras (11%). En el extremo opuesto está México, donde solo el 1% cree que no lo dañará personalmente ni a las generaciones futuras. Por el contrario, allí el 83% cree que el cambio climático le va a causar un daño personal grande o moderado y el 89% cree que dañará de esta manera a las generaciones futuras.

Además, en Estados Unidos y Egipto es donde un mayor porcentaje de los consultados (13%) respondió que no es un tema importante personalmente. Esta cifra, nuevamente, descendió al 1% en el caso de México y de otros como Costa Rica.

Costa Rica, Colombia y México, los más alarmados por el cambio climático

En Costa Rica, Colombia y México, más del 60% dice estar alarmado por el cambio climático. Es decir, según los criterios definidos por la universidad, «convencidos de que el cambio climático está sucediendo, es causado por los humanos, es una amenaza urgente y donde apoyan fuertemente las políticas sobre el clima».

Al otro extremo, los tres países y territorios donde un menor porcentaje de los consultados está alarmado son la República Checa, Rusia y los Países Bajos.

En Estados Unidos, mientras tanto, el 34% entra en esta categoría. A su vez es el país con más encuestados catalogados como «desdeñosos» del problema, es decir que no creen que el cambio climático esté sucediendo, que lo causen los humanos o que sea una amenaza, y donde se oponen más a las políticas para abordar el tema.

Los resultados de Costa Rica, Colombia y México son contundentes en varias áreas. En México, por ejemplo, más del 94% está muy o algo preocupado por el cambio climático, un porcentaje que asciende al 92% en Costa Rica y a casi el 91% en Colombia.

Quién está causando el cambio climático?

Que el cambio climático está sucediendo es una realidad que más del 75% reconoce en todos los países donde se realizó la consulta. Sin embargo, los porcentajes cambian cuando se trata de cuál es la causa del fenómeno.

Primero, lo que dice la ciencia: a lo largo de la historia el clima de la Tierra ha cambiado, explica aquí la NASA, y la mayoría de esos cambios se debe a «variaciones muy pequeñas en la órbita de la Tierra que modifican la cantidad de energía solar que recibe nuestro planeta». Sin embargo, la tendencia actual es, muy probablemente, el «resultado de la actividad humana desde mediados del siglo XX» y se está produciendo a un ritmo que no tiene precedentes en miles de años.

Nuestro meteorólogo Chad Myers lo explica de esta manera: «El clima de la Tierra ha cambiado de manera drástica con los años (…). El problema es que esos cambios ocurrieron en cientos de miles de años, no en 100. El ritmo actual muestra por qué este es un problema creado por el hombre».

La terrible amenaza a las secuoyas en California 3:48

España es el país donde un mayor porcentaje (64%) cree que el cambio climático ha sido causado principalmente por la actividad humana. Indonesia está en el extremo contrario (16%). En Estados Unidos, el 40% adjudica la responsabilidad a la actividad humana, mientras que el 34% considera que es producto de la actividad humana y de los cambios naturales en igual proporción.

En México, Colombia y Argentina, más de la mitad de los consultados considera que la causa es la actividad humana (del 54% al 56%) mientras que cerca del 25% cree que es una combinación de ambos factores. Entre el 13% y el 16% en estos tres países y territorios dice que está causado principalmente por cambios naturales

¿Hacen lo suficiente los gobiernos?

En México, el 91% considera que el cambio climático debería ser una prioridad alta o muy alta para el gobierno. Colombia y Costa Rica le siguen en la lista con porcentajes similares.

En Estados Unidos, mientras tanto, cerca del 60% cree que se debería priorizar a estos niveles, mientras que el 22% (la cifra más alta de la lista) considera que debería ser una prioridad baja.

¿Cómo evitar el punto de no retorno en daño al planeta? 3:01

En el Acuerdo de París, las naciones se comprometieron a reducir sus emisiones de carbono y detener el calentamiento global por debajo de 2 grados Celsius —y si es posible, por debajo de 1,5 grados— para finales de siglo, con el objetivo de evitar los peores impactos del cambio climático.

Los expertos han advertido en repetidas ocasiones que exceder el umbral contribuirá a más olas de calor y veranos calurosos, un mayor aumento del nivel del mar, peores sequías y precipitaciones extremas, incendios forestales, inundaciones y escasez de alimentos para millones de personas.

La encuesta fue aplicada a 76.328 usuarios activos de Facebook mayores de 18 años entre el 17 de febrero y el 3 de marzo. Según explicó la universidad, utilizaron los datos del censo para seleccionar la muestra en Estados Unidos y datos de la ONU para el resto de países y territorios, tomando en cuenta la información disponible sobre edad y género.

FUENTE: https://cnnespanol.cnn.com/2021/07/05/negacionismo-cambio-climatico-orix/

Publicado el

Por qué México debe cambiar urgentemente su política energética

Hay dos planteamientos que definen casi por completo la política energética del actual gobierno. Uno es el fortalecimiento de PEMEX y CFE, entendido esto como la recuperación de sus respectivos monopolios; el otro es lograr la autosuficiencia en materia de petrolíferos.

El primero implica la exclusión de las inversiones privadas en el sector energético, como en efecto ha ocurrido desde que inició esta administración. Ello tiene implicaciones en cuanto a la capacidad de producción de hidrocarburos y energía eléctrica en el país, como también en sus costos, ya que ambas empresas enfrentan graves restricciones financieras, tecnológicas y administrativas, que les dificultan producir más y eficientemente, como lo demuestran las cuantiosas pérdidas que registran crónicamente. Esta es una situación que difícilmente puede modificarse incluso en el largo plazo, si no se permite la asociación de PEMEX y CFE con empresas más avanzadas tecnológicamente y financieramente robustas, y si tampoco se permite la participación de este mismo tipo de empresas en la industria de los energéticos.

El segundo ha significado destinar recursos del gobierno federal y del propio PEMEX a la actividad de refinación, específicamente a la rehabilitación de las seis refinerías (Cadereyta, Madero, Minatitlán, Tula, Salamanca y Salina Cruz) la construcción de un tren de refinación en Coatzacoalcos y de una refinería en Tabasco, además de la adquisición de una más en Texas. El propósito es dejar de exportar petróleo para refinarlo todo y satisfacer así totalmente el consumo interno; actualmente se importa poco más de la mitad de los requerimientos de petrolíferos del país. Es relevante hacer notar que, dada la configuración de las seis refinerías y las características del crudo que transforman, un subproducto de su proceso de producción es el combustóleo, un combustible altamente contaminante, cuyo mercado externo prácticamente desapareció como resultado de nuevas regulaciones internacionales y que por consiguiente tendrá que ser consumido internamente; todo indica que se utilizará principalmente en la generación de electricidad.

Una consecuencia de la exclusión de la inversión privada en el sector energético, particularmente en el de la generación de electricidad y del uso de combustibles fósiles en esta última actividad, es el desplazamiento de las energías renovables que mejores perspectivas tendrían, esto es, la eólica y la fotovoltaica. Después de la reforma energética de 2013-4 las inversiones en proyectos de ambas fuentes de energía crecieron muy rápidamente, al mismo tiempo que los precios de la energía que podían suministrar descendían de manera sustancial.

La política energética, así descrita, va en contra de las tendencias mundiales de aminorar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), lo que puede tener graves consecuencias, que van más allá de los daños inmediatos a la salud de las personas y al medio ambiente resultantes de la contaminación. Se prevé que en una perspectiva de mediano y largo plazos el calentamiento global tendrá, entre otras, graves consecuencias en la producción de alimentos, la proliferación de ciertas enfermedades y por tanto en la mortalidad. Esto afectará en mayor medida a los países menos desarrollados. De allí que se estén implementando medidas como el Acuerdo de París, para contrarrestar el cambio climático.

Pero con su política energética actual México se aleja de sus compromisos internacionales respecto de su contribución a mitigar el calentamiento global mediante la reducción de emisiones de GEI, lo que puede dar lugar a escenarios no deseados.

La Unión Europea (UE) pondrá en práctica próximamente medidas orientadas a apresurar la descarbonización global, porque no basta que sus países miembros acaten las regulaciones en esta materia; considera que es preciso que todos los países hagan algo al respecto. Para ello se dispone a emitir el Reglamento del Mecanismo de Ajuste de Fronteras de Carbono (CBAM, en sus siglas en inglés).

La Unión se ha percatado que los estados miembros observan debidamente las regulaciones relacionadas con las emisiones de GEI y que gracias a ello en tres décadas han logrado reducir sus emisiones en 24%, al mismo tiempo que la producción ha aumentado 60%; pero también han visto que muchas empresas han decidido llevar a cabos sus operaciones fuera de la UE, en países donde las regulaciones son más laxas, lo que da lugar a la pérdida de inversiones y empleos internamente.

Ocurre también que, si bien el contenido de carbono, por así decir, de los bienes que produce se ha reducido, no necesariamente es el caso de los que importan; se estima que en 2015 “importaron” tres veces más emisiones que las que “exportaron.” Por ello la Unión está interesada en determinar la magnitud real de la huella de carbono de los productos, considerando todo su ciclo de vida e incluso lo correspondiente a su transporte y el uso de energía, porque en uno y otro está involucrado es el uso de combustibles fósiles, responsables de gran parte de las emisiones de GEI.

El Reglamento se pondrá en práctica gradualmente a partir de 2023 y se enmarca en la meta de la UE de reducir en 55% sus emisiones de GEI hacia 2030. La idea es “castigar” las importaciones con contenido de CO2; mientras mayor sea el contenido de un producto determinado, mayor será el costo que tendrá que pagar para entrar a cualquiera de los países miembros. Sería el caso, por ejemplo, de productos como el acero, el vidrio, el cemento y los fertilizantes, que son intensivos en el uso de combustibles fósiles, ya sea directamente o indirectamente por la cantidad de energía y transporte involucrados.

Se puede pensar que a México esto no debiera preocuparle porque el grueso de su comercio internacional tiene lugar en Norteamérica. Sin embargo, actualmente hay gran afinidad entre Estados Unidos y la UE en materia de cambio climático y es de esperarse que la cooperación entre ambas partes se intensifique en esta área. El presidente Biden integró nuevamente a su país en el Acuerdo de París y ha expresado que “Abordar las amenazas reales del cambio climático […] es vital […] en nuestras negociaciones comerciales …” Se cuenta con los mecanismos institucionales para hacerlo, concretamente el T-MEC y la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte. Actualmente Las ventas de México al exterior representan cerca de 40% de su producto interno bruto, por lo que sería muy prudente que México adoptara desde ahora medidas para reducir el contenido de CO2 en sus exportaciones, si no por un interés en mitigar el calentamiento global, sí por conveniencia económica, ante la eventualidad de que en el futuro el contenido de GEI en el comercio exterior sea objeto de penalidades. Si ello ocurre, las regiones del país más integradas a la economía externa serían las más afectadas directamente.

Evitar la posibilidad de un freno al comercio exterior de México requiere, pues, un cambio radical en la política energética actual.

https://www.oilandgasmagazine.com.mx/por-que-mexico-debe-cambiar-urgentemente-su-politica-energetica/

Publicado el

Exportaciones mexicanas, en riesgo por políticas contra cambio climático

Para México, la prohibición de los vehículos tendría implicaciones importantes, porque es uno de los líderes mundiales en exportaciones automotrices, con ventas de autos a la Unión Europea por 5,000 millones de dólares en 2020.

La Unión Europea anunció su intención de gravar las importaciones de productos elaborados con baja eficiencia en emisiones de dióxido de carbono, a la vez que pretende matricular solo vehículos con cero emisiones a partir del 2035, lo que plantea serios desafíos para nuestro país en un momento en el que su política energética ha relegado a las energías limpias

México tuvo tres alertas en los últimos cinco días sobre el riesgo que corren sus exportaciones si no desarrolla políticas acordes a nuevas regulaciones internacionales ya anunciadas o perfiladas por los gobiernos de sus principales mercados internacionales.

Estas alertas ocurren en un contexto en el que el gobierno federal de México tiene como una prioridad más alta el fortalecimiento de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que el rápido desarrollo de producción nacional de energías limpias para garantizar un suministro energético sostenible y exportaciones sustentables de productos. 

En primer lugar, la Comisión Europea propuso este miércoles que matriculará sólo vehículos nuevos con cero emisiones a partir de 2035, una medida que aún requiere la aprobación del Parlamento Europeo, pero que es ampliamente impulsada por gobiernos del bloque.

Para México tendría implicaciones importantes, porque es uno de los líderes mundiales en exportaciones automotrices, con ventas de autos a la Unión Europea por 5,000 millones de dólares en 2020.

La Comisión Europea planteó que es necesario combinar medidas para hacer frente al aumento de las emisiones en el transporte por carretera a fin de complementar el comercio de derechos de emisión.

Específicamente, indicó que unas normas más estrictas en materia de emisiones de CO2 para turismos y furgonetas acelerarán la transición hacia una movilidad sin emisiones, al disponer que las emisiones de los vehículos nuevos disminuyan 55% a partir de 2030 y 100% a partir de 2035 en comparación con los niveles de 2021.

Para velar por que los conductores puedan repostar o recargar sus vehículos en una red fiable en toda Europa, el Reglamento revisado sobre la infraestructura de los combustibles alternativos exigirá a los Estados miembros que amplíen la capacidad de carga en consonancia con la venta de vehículos de cero emisiones y que instalen puntos de recarga y de repostaje a intervalos regulares en las principales autopistas: cada 60 kilómetros para la recarga eléctrica y cada 150 km para el repostaje de hidrógeno

Este tipo de medidas podrían extenderse a otros países. El sábado pasado, el Grupo de los 20 destacó que el desafío del cambio climático está en el centro de su agenda de 2021.

“Se requiere una acción colectiva urgente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono para mediados de siglo”, dijo el G20 en un comunicado.

La Presidencia italiana ha pedido al FMI y a la OCDE que preparen un informe sobre este tema antes de la reunión de los Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales del G20 en octubre de 2021. Sobre la base de los resultados del Simposio, el informe hará un balance de la mitigación de los países y estrategias de políticas de adaptación.

Una tercera alerta está en el mecanismo de ajuste de fronteras de carbono (CBAM) de la Unión Europea, anunciado este miércoles y que podría cambiar los patrones comerciales a favor de países donde la producción es relativamente eficiente en carbono, pero hace poco para mitigar el cambio climático, advirtió la UNCTAD.

En un informe publicado también este miércoles, la UNCTAD muestra las posibles implicaciones del CBAM en el comercio internacional, las emisiones de dióxido de carbono (CO2), los ingresos y el empleo de los países dentro y fuera de la Unión Europea, con especial atención a los países en desarrollo y vulnerables.

Se espera que el CBAM introduzca nuevas medidas de reducción de emisiones de CO2 de forma transitoria en 2023 y las finalice antes de 2026.

Dependiendo de distintos escenarios, para México implicaría una pérdida de ingresos de entre 25.96 y 53.42 millones de dólares.

También conllevaría desde un alza de 0.47% hasta una baja de 1.11% en sus exportaciones de productos intensivos en energía, igualmente dependiendo de los escenarios.

FUENTE: https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Exportaciones-mexicanas-en-riesgo-por-politicas-contra-cambio-climatico-20210715-0016.html